Técnicas de encriptación para proteger nuestra privacidad

La encriptación consiste en cifrar textos o información de tal forma que solo el emisor y el receptor conozcan el mensaje. Al encriptar la información conseguimos proteger la privacidad de los datos que esta incluye.

Si encriptamos la información conseguimos que esos datos no estén a la vista de terceros, por lo que al no ser accesibles evitamos problemas de privacidad y amenazas de ciberdelincuentes. Lo que no se ve, no se puede compartir y de este modo no puede ser subido a la red sin nuestro consentimiento. Si hacemos uso de la encriptación nos ahorraremos el tener que borrar de Internet aquello que no queremos que aparezca. Es el más vale prevenir que curar.

Desde la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) nos animan a hacer uso de la encriptación y nos enseñan distintas técnicas de cómo hacerlo.

Principios básicos de la encriptación

Antes de ver las técnicas debemos de entender que toda encriptación debe cumplir cuatro requisitos básicos: privacidad (solo personas autorizadas pueden acceder a la información sin encriptar), integridad (el receptor debe poder comprobar que la información original no ha sido alterada en la comunicación emisor receptor), autentificación (emisor y receptor deben poder comprobar la identidad de cada uno de ellos) y no repudio (ni emisor ni receptor pueden negar a posteriori que ha habido esta comunicación).

Tipos de encriptación

A la hora de encriptar una información se pueden utilizar dos tipos o sistemas de encriptación:

Encriptación simétrica

La clave para cifrar el mensaje y descifrarlo es la misma y es conocida por emisor y receptor. Esta técnica es mucho más rápida, pero es más insegura debido a que se debe comunicar la clave y en esta comunicación puede haber filtraciones

Encriptación asimétrica

En esta se utilizan dos claves, una pública que se comparte con las personas que quieres que te manden un mensaje, y otra privada que solo conoce el interesado. La clave pública está conectada con la privada. Con la pública el emisor encripta el mensaje que solo puede descifrarse con la clave privada que conoce únicamente el receptor. Este sistema es más lento, ya que requiere de más acciones, pero es más seguro, ya que la clave privada no es comunicada.

Estas claves solo pueden ser accesibles para las personas que estén autorizadas a conocer y tener acceso a la información encriptada. En el cifrado simétrico cuantos más usuarios hay, se necesitan un mayor número de claves. En el asimétrico el número de claves necesarias para un mayor número de usuarios no es tan alto.

encriptación asimétrica

Ejemplos de encriptación

Un ejemplo de encriptación asimétrica lo vemos en la navegación segura que utiliza el protocolo https. Como explica la OSI “cuando un navegador inicia una sesión de este tipo con el servidor web, este envía la clave pública al navegador y se lleva a cabo un SSL Handshake, también conocido como saludo, entre el navegador y el servidor. Una vez que la conexión segura se ha iniciado y aceptado, el navegador reconoce el link y lo muestra como seguro, ya sea mediante una barra verde o un candado dependiendo del tipo de certificado que se use”.

Derechos Digitales de Niños, Niñas y Adolescentes

La Fundación ANAR ha publicada la Carta de Derechos Digitales de los Niños, Niñas y Adolescentes, en la que se recogen las garantías que deben amparar a los menores de edad en su relación con las tecnologías. La misiva cuenta con el apoyo de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

La carta tiene como objetivo conseguir un entorno seguro para los menores en sus interacciones con las nuevas tecnologías. Dado que, cada vez más, están expuestos a sus riesgos.

Los niños de hoy día tienen un fácil acceso a las nuevas tecnologías. Esto tiene beneficios. Son nativos digitales, por lo que aprenden desde muy pequeños a interactuar con estas herramientas, pero también tiene un gran riesgo. De ahí que es importante conseguir un entorno seguro para ellos.

Entre los riesgos a los que se pueden enfrentar los más pequeños encontramos el ciberacoso en sus distintas vertientes: ciberbullying, grooming o sexting. Es fundamental protegerlos de estas prácticas delictivas.

Además están expuestos a contenidos online de distinta índole que les pueden llevar a autolesionarse, ideas suicidas, o exponerles a la anorexia, bulimia o a practicar actividades de riesgo extremo. Además de contactar con personas que pueden hacerles daño.

En palabras de Benjamín Ballesteros, director de programas de Fundación ANAR, cada vez se detectan más casos en los que “la tecnología afecta de una forma transversal a la mayor parte de los problemas de la infancia y muchas veces los potencia”.

Por su parte, Mar España, directora de la Agencia, remarca en un comunicado como “el apoyo institucional a la Carta de Derechos Digitales de los Niños, Niñas y Adolescentes de la Fundación ANAR supone respaldar y apoyar a una organización que lleva 48 años defendiendo los derechos de los menores en diferentes ámbitos. La educación digital, en un momento en el que los jóvenes hacen un uso intensivo de la tecnología en muchos casos sin ser conscientes de los riesgos, es un elemento primordial”.

La misiva suscrita por la Agencia y promulgada por la Fundación ANAR consta de un preámbulo sobre los derechos de los niños en el entorno digital.

Derechos digitales de los niños, niñas y adolescentes

A este preámbulo le siguen diez apartados sobre derechos de los menores. Estos son:

  • Sobre el interés superior del menor.
  • Sobre el derecho a la salud y a la seguridad.
  • Sobre el derecho a la intimidad y a su imagen.
  • Sobre el derecho a la protección de datos personales y el derecho al
    olvido en redes sociales.
  • Sobre el derecho al acceso a Internet.
  • Sobre el Derecho a la información y a la educación.
  • Sobre el derecho a ser oídos y escuchados.
  • Sobre el derecho de participación.
  • Sobre el derecho a la libertad de expresión.
  • Sobre el derecho al ocio, al juego y a la cultura.

Además se piden una serie de medidas, que deben tomar las administraciones de manera urgente. Entre ellas, la aprobación de la Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia.

Todos aquellos interesados pueden suscribir esta carta, tanto a nivel personal como asociativo. Está disponible en este enlace.

Carta Derechos Digitales de los Niños, Niñas y Adolescentes

Publicar en redes sociales las actuaciones infantiles

En la época en la que estamos de fin de curso, son muchos los colegios que realizan festivales con las actuaciones de los alumnos. Esas actuaciones son grabadas por los padres y compartidas en redes sociales y grupos de WhatsApp.

En el post de hoy vamos a analizar esta práctica tan extendida y tan peligrosa para la privacidad de los más pequeños, que es realizada sin pensar en las consecuencias.

Lo primero es atender a la Ley que ampara la protección de datos. En ella queda explícitamente señalado que la difusión de imágenes en las que aparecen personas claramente identificables, debe contar con el consentimiento expreso de esas personas, a las que se le debe informar del uso y tratamiento que va a realizarse de esas imágenes. En caso de que las personas sean menores de 14 años, el consentimiento expreso e informado deben darlo los padres o tutores del menor.

Los centros educativos para cumplir con la Ley solicitan a los padres y tutores el tratamiento de imágenes y datos personales de sus hijos. Hay padres que no dan este consentimiento, porque no quieren exponer a sus hijos en las webs o redes sociales del centro. Esto se debe tener en cuenta, ya que si esos menores están en las grabaciones, se estaría cometiendo un delito.

Por tanto, en la medida de que las personas que realizan y comparten las grabaciones no han solicitado permiso e informado del uso que se hace de estos datos personales, queda prohibida su difusión. La cual puede suponer sanciones en materia de protección de datos.

Lo siguiente es entender que todo aquello que compartimos en redes sociales, deja de estar bajo nuestro control, con lo cual, puede llegar a manos de personas que utilicen de forma malintencionada la imagen de nuestros hijos o de los hijos de otras personas.

Es importante mantener nuestros perfiles sociales con el máximo de privacidad disponible, para que las imágenes y vídeos lleguen al público restringido (círculo de amigos y familiares). Aunque esto tampoco asegura que esas grabaciones no sean difundidas por otras personas, quedando expuestas al público en general.

Todos los afectados, en caso de descubrir imágenes o datos personales en redes sociales o otras fuentes de Internet, pueden recurrir a la Agencia Española de Protección de Datos para exigir su derecho a la supresión o eliminación de dicho contenido, tal y como reconoce el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD).

Es necesario concienciar a la sociedad de la vulnerabilidad de los menores ante las redes sociales. Es importante que como padres realicemos esa labor de prevención y conciencia y evitemos exponer a los pequeños. Cuando sean mayores de edad, que sean ellos los que decidan cómo tratar su imagen en Internet. No decidamos por ellos, es el consejo de las organizaciones que velan por la privacidad de los usuarios como el INCIBE o el OSI.

Ponerle barreras a Google

Google sabe más de nosotros que cualquier persona. Sabe de nuestros gustos, lo qué nos inquieta, conoce a nuestros amigos, familiares, nuestra ideología, pensamientos, cualidades. En definitiva conoce todas nuestras intimidades. En el post de hoy os contamos cómo ponerle barreras a Google para que no sepa más de lo que nos gustaría.

Para poder acceder a los servicios de Google (gmail, Youtube, Chrome, Android..) estamos obligados a crear una cuenta. Toda la actividad que realicemos en nuestros ordenadores, tablets, móviles con esa cuenta queda registrada y de ella extrae información de nosotros el gigante informático Google, que usa para ofrecernos entre otras cosas publicidad a la carta.

La opción de ponerle barreras a Google, comienza con el primer paso. Este es, encender un ordenador y visitar la página nuestra actividad, donde se recopila toda la información que Google recoge de nosotros a través de nuestra cuenta con la que accedemos a sus servicios.

ponerle barreras a Google

En la página de control de actividad nos dicen que “Los datos guardados en tu cuenta te permiten disfrutar de todos los servicios de Google de una forma más personalizada. Elige qué ajustes quieres que guarden datos en tu cuenta de Google”.

Las posibilidades que tenemos en esta página para ponerle barreras a Google pasan por elegir los cotos en una serie de servicios.

Actividad en la Web y en Aplicaciones

En este apartado podemos elegir que a la hora de navegar, se tenga en cuenta el historial de Chrome y la actividad en sitios web, aplicaciones y dispositivos que usan los servicios de Google, con el fin de que Google te ofrezca mejores resultados y sugerencias de búsquedas en función de tu historial de navegación.

Podemos eliminar el historial de navegación y la actividad en webs y aplicaciones desde cualquier fecha y para cualquier servicio de Google. De este modo nuestras búsquedas serán anónimas, no nos ofrecerán resultados personalizados.

Historial de ubicaciones

Si dejamos marcado la opción de que se guarde nuestro historial de ubicaciones, Google sabrá en todo momento donde hemos estado. Con esta opción habilitada se guardan todos los sitios a los que vas con tus dispositivos (aunque no estés usando ningún servicio de Google específico) para ofrecerte, por ejemplo, mapas personalizados o recomendaciones basadas en los sitios que has visitado.

Información de tus dispositivos

Si dejas que Google pueda acceder a tus dispositivos estás dándole acceso a una gran cantidad de información personal: contactos, calendarios, aplicaciones y otros datos de tu dispositivo. En definitiva, es como si a Google le dieras el control sobre tu móvil y otros dispositivos, le estás dando carta blanca para que lo pueda consultar cuando quiera.

Actividad de Voz y Audio

Si dejas que Google almacene todas tus notas de voz y audios sabrá un poco más sobre ti. La compañía te dice que si lo permites será mejor la calidad de su servicio de asistente de voz, porque le ayuda a reconocer y entender tu voz. Puedes evitar que esto sea así y borrar todas las notas y audios que ya haya almacenado.

Historial de búsqueda de YouTube

Youtube es propiedad de Google, si no desmarcas esta opción, el buscador sabrá todas las búsquedas que has hecho en esta red social de vídeos. También desde esta página puedes borrar todas las búsquedas que ya se hayan conservado.

Historial de reproducciones de YouTube

Google también sabe qué vídeos de Youtube ya has visionado. Puedes evitar que siga guardando esta lista de visualizaciones y borrar las que ya ha almacenado.

Si te paras a pensar es mucha la información que Google almacena de ti. ¿Quieres que sepa tanto o prefieres poner barreras a Google? Tú eliges.

Consejos para desaparecer de Internet

En Borrar de Internet nos hacemos eco de un artículo del periodista y escritor Michael Grothaus publicado en la revista Fast Company en el que da una serie de consejos que te ayudarán a no dejar huella de ti en Internet.

En un entorno cada vez más tecnológico es difícil mantener nuestra privacidad y evitar que exista de nosotros una huella digital, pero esto no significa que sea un imposible. Estos consejos serán de gran utilidad para no dejar rastro en Internet.

A continuación os explicamos las ocho acciones que puedes llevar a cabo para preservar tu anonimato en la red.

Primero: Olvídate de tener una cuenta en Facebook y en los otros servicios de su propiedad. Si quieres conservar tu privacidad online debes eliminar tus cuentas de Facebook, Instagram y WhatsApp. Estos servicios son antónimos de la privacidad. Una vez que accedes a ellos es difícil conservar tu anonimato, porque tus datos son tratados y cedidos a terceros y perderás el control sobre ellos.

Segundo: Si usas otras redes sociales, siempre crea perfiles que no puedan identificar con tus datos. Puedes crear perfiles falsos o anónimos. Y siempre usa la opción que te ofrezca la máxima privacidad. Cuentas que no sean públicas.

Tercero: Cuando des tu número de teléfono en acciones como la verificación en dos pasos o servicios que te pidan un número móvil, utiliza un número de móvil que no esté asociado a tus datos personales. Como si fueras un verdadero espía, utiliza teléfonos de prepago, que no se asocian a tus datos personales.

Cuarto: Olvídate de Google, al igual que Facebook, es enemigo de la privacidad. No solo debes eliminar tus cuentas de Google y todos sus servicios: Gmail, Youtube, Google Fotos…, también debes olvidarte de utilizar el buscador de Google. Opta por hacer tus búsquedas a través de motores de búsqueda que te aseguren el anonimato como DuckDuckGo.

Quinto: A la hora de navegar, utiliza navegadores anónimos en los que se oculte tu IP. No uses Chrome, ni Explorer… El más anónimo es el navegador Tor, pero también son buena opción Firefox o Brave, en su versión de incógnito.

Sexto: Utiliza una VPN, que te asegura que tu Internet sea una red privada, aunque utilices tu ordenador y dispositivos conectados a redes compartidas y públicas. Tus datos no son compartidos, están seguros.

Séptimo: No uses dispositivos con sistema operativo Android, éste es propiedad de Google. Además olvida usar cualquier tipo de asistente virtual como la línea Home de Google o Echo de Amazon. Se ha demostrado que te espían.

Octavo: En caso de utilizar aplicaciones o servicios de mensajería instantánea, opta por las que sean multiplataforma. No uses los de propiedad de Facebook (Messenger, WhatsApp), ni de Google (Hangouts), ni de Microsoft (Skype).

Si quieres leer el artículo completo, está disponible en inglés en el siguiente enlace.

Pokémon Go, análisis de su política de privacidad

Pokémon Go de Nintendo se ha convertido en la aplicación de moda este verano. En Bórrame analizamos los términos de su política de privacidad, para conocer qué información personal recopila, cómo la utiliza y cómo podemos borrar dichos datos.

Para poder jugar es necesario dar ciertos permisos que permiten a la APP acceder a cierta información personal. Los expertos en seguridad coinciden en definir su política de privacidad como ambigua y alertan de riesgos para el usuario. Además, nuestros datos permanecerán almacenados en sus servidores aunque nos demos de baja.

Son varios los datos personales que recopila la aplicación, tal y como expone en su política de privacidad. El objetivo es ofrecer una mejor experiencia y un servicio más personalizado. Os los detallamos a continuación.

A la hora de registrarnos en la Aplicación podemos hacerlo a través de nuestro correo electrónico, nuestra cuenta de Google o Facebook o a través del Club de Entrenadores Pokémon. Nos pedirá permiso para acceder a nuestros contactos, lista de amigos, fotos, dirección de correo propia en Google, Facebook. A todo aquello que dichas redes le dejen acceder, según sus términos propios de privacidad.

Para poder crear una cuenta, es obligatorio indicar la fecha de nacimiento. Teniendo en cuenta que no es un juego permitido para menores de 13 años, siempre y cuando no cuenten con el consentimiento paterno, nuestros hijos mayores de 13 años pueden registrarse, exponiendo así sus datos personales. Nintendo asegura que cumple con todas las normativas europeas sobre protección de menores y señala que cuando tenga constancia de que un menor de 13 años ha abierto una cuenta sin consentimiento paterno, procederá a su cierre inmediato.

Una vez registrado, la aplicación almacenará en sus servidores información personal relativa al usuario: nombre, actividad en la aplicación (mensajes que compartimos, lugares que visitamos), país de residencia, idioma. Nuestra recomendación es que nos registremos con un apodo o nombre falso para que no nos puedan identificar.

La aplicación, al igual que realizan otros servicios de este tipo, utiliza cookies y otras herramientas como las balizas web para recopilar información sobre el usuario y su actividad de navegación. El usuario puede desactivar desde el navegador el uso de cookies, pero al hacerlo habrá determinados aspectos del juego que no estarán disponibles. La aplicación no responde al protocolo Do not Track que evita almacenar el historial de navegación.

También recoge automáticamente otra serie de datos personales del usuario: dirección IP, tipo de navegador, sistema operativo, la página web que un usuario visitaba antes de acceder a sus servicios, las páginas o características de sus servicios que visita y el tiempo en esas páginas o características, términos de búsqueda y otras estadísticas. Esta información puede ser cedida a un tercero para mejorar la aplicación. La empresa responsable de Pokémon Go señala que las empresas contratadas se comprometen a cumplir con las leyes de protección de datos europeas.

Pokémon Go necesita acceso a nuestra localización para poder funcionar, estos datos son recopilados y almacenados en sus servidores y pueden compartirse con otros usuarios. Recopila datos sobre la red wifi que estemos utilizando, el GPS.

La compañía también explica que al encontrarse su sede central en Estados Unidos, los datos de sus usuarios serán transferidos a este país y se aplicarán las normas de protección de datos de la administración americana. Si nos negamos a que nuestros datos personales sean transferidos, habrá elementos del juego a los que no podremos acceder.

Si decidimos poner fin a nuestra cuenta, podemos eliminarla, pero la compañía recalca en su política de privacidad que los datos recopilados serán mantenidos en su servidor y en los de terceros con los que se hayan compartido. No aclara el periodo de tiempo que se almacenarán. Señala: se almacenarán por un periodo de tiempo comercialmente razonable, con fines de archivo, y / o de auditoría.

Desde Bórrame os aconsejamos analizar bien los riesgos para vuestra privacidad e intimidad que supone crear una cuenta en este tipo de aplicaciones que no solo almacenan nuestros datos, sino que también los comparten con terceros. Os recordamos que vosotros sois los dueños de vuestra información personal.

Descubre qué sabe Google de tu actividad en Internet

El gigante informático Google ha puesto a disposición de sus usuarios la opción de consultar y controlar su actividad en Internet. Almacena un histórico de tus búsquedas en su buscador, vídeos de Youtube visionados, correos electrónicos recibidos, imágenes compartidas a través de sus servicios.

Como nos explica Google, este servicio nos permite controlar nuestra actividad en nuestra cuenta de usuario. La multinacional guarda un histórico de nuestra actividad, siempre que estamos logueados. Reproducimos su explicación.

Mi Actividad de Google

Tus búsquedas y tu actividad de navegación: guarda las búsquedas y otros datos de navegación, incluido el historial de Chrome y otras aplicaciones. Esto permite obtener mejores resultados de búsqueda en todos los productos de Google.

Sitos a los que vas: guarda la ubicación de los sitios en los que has estado en un mapa que solo tú puedes ver. Esto mejora los resultados de las búsquedas en mapas y las recomendaciones de rutas.

Tus comandos y búsquedas por voz: guarda tus entradas de audio y voz que utilizas en Google. Esto mejora el reconocimiento de audio y de voz.

Vídeos que has buscado en YouTube: guarda tus búsquedas en YouTube. Esto permite obtener mejores resultados de búsqueda y recomendaciones de vídeos.

Vídeos que ves en YouTube: guarda una lista de los vídeos que has visto recientemente en YouTube. Esto permite volver a encontrar estos vídeos de forma rápida y fácil.

Información de tus dispositivos: guarda información como tus contactos, calendarios, aplicaciones y datos de dispositivos. Esta información ayuda a mejorar la precisión y relevancia de los resultados y las sugerencias.

Como ves es mucha la información que sabe de ti Google. En este enlace puedes acceder a tu página “Mi actividad” y configurar las opciones de privacidad que quieras. Puedes eliminar información registrada y evitar que sigan recogiéndose.

El objetivo de esta información es según Google, ofrecer una experiencia personalizada al usuario. Mostrándole búsquedas que le satisfagan, lugares que le interesen, publicidad a la carta. Todo para mejorar su satisfacción y ganar tiempo.

AEPD y Clan velan por el buen uso de Internet entre los jóvenes

La Agencia Española de Protección de Datos y el canal de televisión infantil Clan de Rtve se han unido para presentar una campaña que busca concienciar a los más jóvenes sobre el buen uso de Internet y las redes sociales.

Con la llegada de las vacaciones aumenta el tiempo que los más jóvenes dedican a Internet y al uso de redes sociales. Es importante concienciar de la necesidad de tomar ciertas precauciones para evitar los peligros que se derivan de un mal uso de estos servicios. “No hay que tener miedo pero sí ser prudentes”, nos dicen en los vídeos.

La campaña consta de una serie de vídeos protagonizados por los famosos personajes de Big Band Clan que se emitirán en la cadena durante el verano y se podrán visualizar en las webs de Rtve y el canal joven de la AEPD tudecidesentinternet.es. El objetivo es concienciar a los más pequeños de la importancia de cuidar la privacidad.

Campaña AEPD y Clan

Entre los temas que abordan estos vídeos se encuentran la importancia de la huella digital; la necesidad de cuidar lo que compartimos en Internet, de nosotros y de terceras personas (amigos, compañeros, conocidos), con el fin de que al hacerlo no nos arrepintamos. También nos explican la importancia de no difundir nuestros datos personales, protegernos ante los desconocidos y cerrar las cuentas una vez que dejemos de navegar en ellas.

En la página tudecideseninternet.es la AEPD ayuda a padres, profesores, jóvenes a entender los peligros de Internet y las redes sociales y explica cómo hacer un buen uso de ellos. Como os contamos en un post anterior, en ella encontramos material didáctico para cuidar la privacidad de los más pequeños.

Desde Bórrame nos unimos a este tipo de iniciativas que permiten mejorar la privacidad online de los más pequeños. Nuestro personal ofrece charlas de concienciación en colegios, asociaciones, organizaciones. Entre todos cuidamos de los más pequeños, que son más vulnerables ante los peligros de Internet.

En estos enlaces podéis visualizar los vídeos de:

Cuidado con lo que compartes
Cuidado con la información personal que facilitas a desconocidos
Ten precaución de cerrar siempre tu sesión en el ordenador

¿Qué no debes publicar en redes sociales?

Más vale prevenir que curar. En redes sociales y en Internet en general es mejor tomar precauciones, nos evitarán problemas de privacidad y nos permitirá controlar nuestra reputación online, mantener en buenos términos nuestra huella digital.

Antes de publicar cualquier información personal o de terceras personas es conveniente pararnos a pensar en sus posibles consecuencias. Publicar cosas indebidas en las redes sociales puede dejar al descubierto nuestros datos personales, puede ocasionar robos de identidad, puede dar pistas de nuestro paradero e incluso puede hacer que perdamos un trabajo o no nos contraten.

En Bórrame os queremos ayudar a que no os pase ninguna de estas consecuencias. En el post de hoy os damos consejos sobre qué información es mejor no publicar en redes sociales, foros, blog, webs…

Qué no debes publicar en redes sociales

Desde la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) nos explican cómo determinada información es mejor que no quede a la vista pública en las redes sociales. Datos personales, fotos inapropiadas, información sensible… es mejor que permanezca fuera de la red.

Nuestra fecha y/o lugar de nacimiento asociada a nuestro nombre y apellidos puede utilizarse para robar nuestra identidad. Con estos datos, los delincuentes pueden tener acceso a documentos personales como el certificado de nacimiento, datos bancarios, documentos de identidad.

Publicar en Internet nuestra localización o datos sobre nuestra dirección da pistas a los ladrones de dónde vivimos, cuando no estamos en casa… Podemos encontrarnos con la desagradable sorpresa de que nos han desvalijado la vivienda. Es muy importante evitar geolocalizarse cuando estamos de vacaciones, son muchos los ladrones que husmean en la red para encontrar a posibles víctimas.

Compartir la cuenta bancaria, número de tarjeta en redes sociales, aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp, correo electrónico… puede traernos consecuencias nefastas. Desde falsificaciones, robos, fraudes. Sobre todo es importante no divulgar este tipo de información cuando estamos conectados a Internet mediante una red wifi pública que puede ser fácilmente hackeada.

El número de teléfono también es un dato sensible. Es un dato muy apetecible para empresas que se dedican a comerciar con bases de datos ilegales que venden a terceros. ¿Te has preguntado alguna vez cómo determinada empresa ha logrado tu número de teléfono y te bombardea con llamadas o mensajes publicitarios? Puede que lo haya sacado de tu Facebook, Twitter, Instagram, Youtube…

Las fotos, vídeos, información sobre tus gustos, tu forma de ser… da pistas a los reclutadores de personal, pueden suponer que seas descartado de una oferta de empleo e incluso pueden suponer tu despido. Evita fotos comprometidas (de fiesta loca, bebiendo, de carácter sexual), lenguaje inapropiado (insultos, difamaciones, faltas de ortografía), mostrar tus ideas políticas, ideológicas, religión…

Otro dato sensible que no debe publicarse ni compartirse en Internet son las contraseñas de nuestros servicios: bancarios, redes sociales, web, correo… Si lo hacemos estamos dejando la puerta abierta a todo aquel que quiera entrar.

Si lees este post y llegamos tarde para advertirte, ya has publicado alguna de estas informaciones y estás sufriendo sus consecuencias o te has arrepentido de algo que has publicado. En Bórrame te podemos ayudar a que desaparezcan de Internet. Pídenos presupuesto sin compromiso.

Microsoft prohíbe las contraseñas inseguras tras el ataque a Linkedin

Los servicios de Microsoft, incluido el correo outlook o hotmail no aceptarán contraseñas que no sean seguras. El objetivo es evitar los ataques de los hackers como el ocurrido hace poco en la red profesional Linkedin, que supuso el robo de datos de más de 115 millones de usuarios.

Microsoft ha explicado en su blog que cada día más de 10 millones de cuentas son atacadas. Si el usuario utiliza contraseñas inseguras es muy fácil para los hackers acceder a la cuenta y robar multitud de datos. De ahí que haya decidido prohibir este tipo de contraseñas en sus servicios. En caso de que los usuarios ya existentes hayan optado por contraseñas no seguras, desde el servicio se les avisará para que cambien este parámetro.

Microsoft contraseñas seguras

Los análisis de contraseñas que realiza Microsoft muestran que los usuarios son bastante predecibles a la hora de fijar sus contraseñas. Existen un gran número de passwords que se repiten (12345, password, fecha de nacimiento, aniversario de boda…) esto hace que sea muy fácil para los hackers acceder a estas cuentas.

Para evitar estos robos, desde Microsoft se apostará a partir de ahora por contraseñas seguras, una contraseña que sea única y por tanto difícil de adivinar. En un post anterior os explicamos cómo elegir contraseñas seguras.

Microsoft rechazará todas aquellas contraseñas que el usuario elija que están incluidas en el listado de contraseñas más usuales que se modifica constantemente. De este modo, se asegura que los piratas informáticos no tengan facilidad para acceder a las cuentas.

La empresa ha publicado una guía básica que explica cómo proteger nuestras cuentas. En ella nos recomiendan elegir contraseñas de 8 caracteres como mínimo, que contengan mayúsculas y símbolos y realizar la verificación en dos pasos que permiten algunos servicios.

Otro factor importante que ofrece seguridad es el uso de contraseñas distintas para cada servicio. No debemos usar siempre la misma contraseña para acceder, por ejemplo, a nuestra cuenta de correo, Facebook, Twitter, Linkedin. Si lo hacemos comprometemos todos nuestros datos en estos servicios.

El robo de datos puede acarrear problemas de gran relevancia como fraudes, robo de identidad, difusión de contenido privado en la red. Si has sufrido alguna de estas consecuencias, en Bórrame te podemos ayudar a solucionar esta situación. Eliminamos datos e información de la red, recuperamos cuentas…Pídenos presupuesto sin compromiso (info@borrame.es).